Sistema patriarcal y discriminación social

El caso de Guillermo Valle:

El sistema patriarcal, es un elemento colonialista que hemos venido acarreando como sociedad desde los primeros colectivos sociales, quienes asumieron como un hecho y una verdad inapelable la supremacía del macho sobre la mujer.

Sobre esta lógica, la sociedad re-configura ciertas expectativas culturales a cumplir según el sexo y el género del individuo. Como tal, tener pene implica el asumir prácticas e identidades totalmente opuesta al individuo con vagina. El individuo con pene construye socialmente su identidad de género a partir de la construcción cultural del mismo género de otros individuos con pene, como tal asume un rol y una representación cultural ruda, fuerte y soberbia, el género masculino se estigmatiza; mientras que el individuo con vagina, construye una identidad de género delicado, sumiso y débil, al que llamaron, femenino.

Construimos identidades fundamentadas en la idea de que existen elementos los cuales responden a un sexo u otro, con el fin de asumir un rol e instaurar un sistema de características tanto físicas como psicológicas que respondan al sexismo colectivo; mientras se espera que el hombre sea el pilar económico del hogar, así mismo se espera que la mujer sea quien limpie ese hogar.

El sistema patriarcal invisibiliza la expresión femenina a un campo excluyente, a tal punto que es inaceptable para el mismo sistema que un macho asuma ciertas características asociadas a lo femenino como es el cabello largo, una característica que colectiva y subjetivamente se considera como delicada. El sistema patriarcal no acepta esta ruptura del molde establecido; no acepta la ruptura del macho, y trata por todos los medios de arreglar la falla sistémica, suprimiendo la idea liberadora del hecho asexuado, es decir, el hecho en que el cabello largo no responda a un sexo, sino a un deseo.

“Se me ocurrió la idea no muy original de dejarme crecer el pelo (…) empecé a notar en la calle y lugares públicos aquellas miradas de reojo, que mientras más me crecía el pelo, más despectivas y desagradables se tornaban”.

Tanto los individuos de género masculino como femenino reaccionan al ver a este nuevo individuo el cual rompe el estigma establecido, rompe la expectativa creada por el sistema patriarcal, transgrediendo intrínsecamente la pequeña parte del sistema que reside en todos ellos.

“Una vez iba caminando rumbo a mi casa, y de repente (…) un camión lleno de trabajadores parqueado en la calle justo por donde tenía que pasar. A mi parecer todo estaba bien sólo iba a tener que aguantar las miradas despectivas, pero al seguir caminando comenzó aquel sinnúmero de vulgaridades dirigidas a mi persona y un par de tipos se bajaron del camión tratando de intimidarme (…) sentí miedo y me sentí indefenso”.

La reacción natural del macho es imponer su esencia de superioridad sobre esta nueva expresión; recurre a la violencia, pues el mismo sistema acentuó esta característica en él. El orgullo patriarcal dentro de este macho está siendo atacado, degradado. El macho no entiende como otro individuo con características biológicas similares, apropia ciertas características dadas a lo femenino… Este nuevo individuo se convierte en una víctima más del sistema.

¿Cómo estaría una sociedad en que nuestros deseos fuesen expresados libremente sin tener ataduras, o grilletes que nos obliguen a optar por moldes pre-establecidos? Dime ¿Cómo te sentirías si tuvieses autonomía plena sobre tu cuerpo? La autonomía de elegir y expresar tus deseos sin ser sujeto a un sistema inflexible y cruel que categoriza la identidad según perspectivas sexuadas.

“Después de más de dos años de andar el cabello largo (…) decidí cortarlo. Cuando salí de la barbería era como si el mundo hubiera cambiado. Pasaba desapercibido, como si me hubiera quitado un gran rótulo de la espalda que decía: ´juzguen a este tipo´ (…) hasta que a la fuerza te volves normal”.

Inspira a otro y comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: